Testimonios – Adiós Acúfenos.

Te compartimos algunos testimonios de personas que son o han sido usuarios de este sistema para eliminar sus acúfenos.

adios acufeno testimonio 1

Mi profesión de obrero vial me expuso siempre, y durante períodos prolongados, a los ruidos de maquinaria pesada. Siempre fui un excelente trabajador, hasta que un día al volver de mi jornada diaria, comencé a sentir una sensación de entaponamiento en mis oídos y un zumbido persistente.

Al principio le resté importancia, pero con el correr de los días ese estado se hizo insoportable.

Pasaba largas noches en vela torturado por esos terribles sonidos en mi cabeza. Me encontraba verdaderamente desesperado.

Al notar mi falta de rendimiento laboral producto de un estrés extremo, mi supervisor me recomendó La Guía: “Adiós Acúfeno” De Manuel Mayer. La ordené de inmediato y fue la mejor decisión que pude haber tomado. A los pocos días mis molestias habían disminuido sensiblemente y en poco tiempo mis acúfenos quedaron en el olvido”.

Antonio Salvatierra – Santiago del Estero, Argentina.

 

adios acufeno testimonio 2

No lo podía creer…, yo con veinticinco años ¿sufriendo de acúfenos?

El médico después de varios análisis confirmó este diagnóstico. Fue terrible, no podía concentrarme en mis estudios, estaba todo el día de mal humor, dormía (cuando dormía) definitivamente mal. Sentía unos golpeteos permanentes en mis oídos que no me abandonaban ni de día ni de noche. Un día mi novia, navegando por Internet, encontró el sitio que produjo el milagro AdiosAcufeno.com. Fue así como me contacté con Manuel Mayer y su obra “Adiós Acúfeno”.

Los beneficios no tardaron en llegar. Todavía no he eliminado mis acúfenos definitivamente pero ahora son apenas perceptibles, ya no interfieren en mi concentración, y sé que en poco tiempo más yo también les diré ¡Adiós!

Marcelo Torres – Montevideo, Uruguay.

 

adios acufeno testimonio 3

Mi señora solía ser una persona alegre, siempre bien dispuesta y muy trabajadora. Hace dos años, comenzó a quejarse de mareos, fuertes dolores de cabeza y unos pitidos insoportables que sonaban en su cabeza permanentemente y que no podía eliminar. Acudimos al médico inmediatamente y después de varios exámenes, recibimos la mala noticia, Irene sufría de acúfenos.

Visitamos a casi todos los especialistas del país. Encaramos todos

 los tratamientos posibles y gastamos una pequeña fortuna en consultas y medicamentos. Fueron unos meses muy difíciles. De noche le resultaba muy complicado conciliar el sueño. De día, su mal humor hacía que estuviese muy intolerante, situación que afectaba sus relaciones de amistad y con toda la familia. Un día, por recomendación de una amiga, descargo la Guía: “Adiós Acúfeno”.

No estábamos muy convencidos de adquirir un producto a través de internet, pero estábamos frente a una situación en la que no teníamos nada que perder. Yo personalmente la ayudé a seguir paso a paso todas las indicaciones del autor. En pocas semanas sus acúfenos ya habían desaparecido. Irene volvió a ser la misma de siempre. Nuestras palabras no pueden ser más que de agradecimiento.

Juan José e Irene Hernández Volta – Honduras.

adios acufeno testimonio 4

Hace años que mi hermana vive en Europa. Siempre hemos estado permanentemente comunicadas. Tiempo atrás sus comentarios comenzaron a sobresaltarme.

Me decía que todos los ruidos le molestaban, los percibía casi en su totalidad como grandes estruendos y había comenzado a sentir un ruido agudo muy molesto en sus oídos. Si bien en un principio no le manifesté mi preocupación, me encontraba muy acongojada, estando tan lejos y sin poder hacer nada.

Le diagnosticaron acúfenos, y allí comenzó su calvario. Encaró tratamiento tras tratamiento con pocos o nulos resultados. Navegando por Internet encontré el sitio adiosacufeno.com. Sin dudarlo ordené La Guía: “Adiós Acúfeno” de Manuel Mayer y se la envié por correo. Mi hermana comenzó el tratamiento de inmediato y a los pocos días sus acúfenos ya habían disminuido sensiblemente hasta que casi desaparecieron.

Helena Börn – Lima, Perú.

 

 

adios acufeno