Convivir con el Acúfeno.

Muchas personas que padecen de los llamados acúfenos o tinnitus suelen preguntarse a si mismas si es posible llegar a convivir con ellos o será imposible., pero la pregunta que deberían plantearse principalmente es si realmente se padece de ello o si lo ha visto un especialista antes de sacar conclusiones.

En otros artículos comentados en nuestra web, ya hemos indicado que algunas causas pueden ser debida a algún síntoma  fisiológico como objetos, líquidos o infección, y también hemos comentado que una vez resuelto, el daño ya puede haberse producido,  teniendo que llegar a convivir con él.

acufeno insoportableVivir con un acúfeno.

Su asociación negativa con otra serie de patologías puede ser uno de los primeros problemas que nos podemos encontrar cuando vivimos con un acúfeno. Es molesto, nuestro cerebro consciente va a prestarle una atención especial debido a que lo sentimos constantemente y nos hace pensar continuamente en este. Luego nuestro propio pensamiento realiza el resto de la “película”, creándonos situaciones en las que tendemos al negativismo, y en las que nosotros somos los protagonistas.

Sensaciones Negativas.

Un ruido nuevo, desconocido, desconcertante, este se hizo presente sin saber porque, además de todo esto, debía acostumbrarse a el, porque había llegado para quedarse, y encima le añadimos el factor comentado anteriormente referente a lo negativos que somos…^¿tendré algo grave?

Tenemos los ingredientes necesarios para comenzar a desesperarnos y deprimirnos, buscando o esperando a que alguien nos de una solución.

Aparte del daño psicológico que puedan provocar, existen también daños en el organismo que veremos a continuación.

Daños al individuo.

Es tal la atención que nuestro cerebro le puede llegar a dar a los acúfenos que en algunas ocasiones el estrés puede hacerse patente en sintomatología como la ansiedad y/o el estrés, afecciones a nuestro sistema límbico (las mociones), o el sistema nervioso que es donde se controlan algunas funciones de nuestro cuerpo.

Como puede apreciar, el sufrir de estos molestos ruidos, no sólo se queda en “un simple ruido”, sino que las afecciones físicas pueden ser reales.

Es por ello y teniendo en cuenta los síntomas y padeceres que pueden llegar a provocar es necesario que aprendamos a convivir con ellos para tratar de reducir los efectos  que provocan.

Podríamos destacar que existen una serie de puntos vitales a tener en cuenta para poder convivir con un acúfeno

Uno va a ser el estrés que produce, y el otro afecta directamente a nuestro descanso principalmente en las horas de sueño, es por ello que necesitamos aprender a vivir con él para minimizar estos efectos en el menor tiempo posible.

Aunque suene un tanto utópico y como dato positivo se sabe que un 50% de quienes padecen acúfenos durante los primeros meses son capaces de convivir con ellos cuando existen picos de estrés relacionados con el sueño.

Es por ello que aquí tiene algunos consejos para reducir el nivel de estrés y por lo tanto favorecer a un sueño reparador.

Ejercicios de relajación. Como ejercicios de relajación o incluso la meditación. Esto es debido a que gran parte de las consecuencias de sufrir de acúfenos radica en nuestra mente. Si somos capaces de controlarla, se reducirán los efectos de estos.

Ejercicio físico. de seguro que ha escuchado los beneficios que ofrece realizar ejercicio regularmente. Ayuda a conciliar el sueño, pero además a relajarnos durante el día.

Si no tiene sueño, no permanezca en la cama. Esto es algo que incluso se recomienda para otros padeceres, y es que si transcurridos treinta minutos no se ha conseguido dormir, lo mejor es levantarse, y realizar actividades como la lectura, meditación, pasear, mantener nuestra mente ocupada, vea la televisión… Regrese a la cama cuando le entre realmente el sueño.

Sea rutinario en el día a día, pero sobre todo, trate de aplicarlo a la hora de acostarse y levantarse, que sea siempre a la misma hora.

El reloj, nuestro aliado. Hay personas a las que un relog analógico en la habitación donde duermen y su monótono tic tac, puede resultarles una pesadilla, pero a otras, les ayuda a relajarse y conciliar el sueño.

Evite la cafeína y la nicotina.  No es un secreto, el café y el tabaco no son amigos de casi ningún padecer.

Pero, he de resignarme definitivamente a convivir con el acúfeno.

No necesariamente ni en todos los casos. En algunas ocasiones es `posible eliminarlo, o reducirlos a niveles que no se conviertan en una “pesadilla”. Anteriormente vimos unos consejos, y además podría consultar la siguiente guía donde se enseña a minimizar sus efectos de forma natural.  >> Acceso a la Guía <<

Puedes conocer algunos testimonios y opiniones de distintas personas que la han empleado.

También puedes consultar nuestra review sobre este libro en este enlace.

Tenemos información adicional que puedes recibir directamente en tu correo electrónico. Para ello solo has de rellenar el siguiente formulario.

Si piensas usar esta guía para lograr tu objetivo o el de alguien cercano y sigues teniendo dudas, puedes visitar nuestra página de Preguntas Frecuentes.